Altavoz Argentina
Noticias

Cosquín Rock generó $1.500 millones

Por primera vez, el festival cordobés que finalizó el domingo pasado midió su impacto económico y también social; generó 5.630 empleos directos.

Por primera vez en sus 21 años de historia, el Cosquín Rock midió el impacto económico y sociocultural que provocó la edición que terminó el domingo: movilizó recursos por $1.415 millones, contando la inversión de la organización más el gasto de los asistentes en las diferentes categorías que van desde el transporte y el alojamiento a la gastronomía. El monto sirve también como base para dar una idea de lo que representan estos festivales de música. El próximo fin de semana llegará el turno del Baradero Rock, en la provincia de Buenos Aires.

El Cosquín Rock -como todos los festivales- forma parte de la denominada “economía naranja”, aquella que gira en torno a la creatividad y la cultura. “Tiene un impacto sociocultural positivo para la Comuna en la que se desarrolla, pero también genera un impacto económico notable como consecuencia de la movilidad y presencia de la gran cantidad de asistentes”, señala el informe.

La medición fue realizada por el área de Investigación y Extensión del Instituto Cultura Contemporánea en base a un estudio diseñado metodológicamente por Mariana González, profesora asociada de Estadística e investigadora de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Trabajaron 15 pasantes rentados que realizaron 400 encuestas. Luca Miani lideró la investigación y el reporte fue curado por Rodrigo Rojas.

Esta edición del Cosquín Rock creó 5.630 empleos directos; a esa cifra deben anexarse los emprendedores e independientes, así como otros agentes indirectos, con el consecuente impacto en los servicios y comercios de la región. Una estimación general supera las 10.000 personas con actividad.

Actuaron 154 propuestas artísticas en nueve escenarios, lo que supone unas 450 personas por fecha, 900 personas para el total del festival. En cuanto a los asistentes, 40% dijeron ser estudiantes universitarios y el 30% trabajar y estudiar. Siete de cada diez personas que fueron no tienen hijos.

Un dato interesante es que el 59,7% asistió por primera vez este año al festival; la mitad (50,7%) abono, lo que explica una importante inversión en turismo. Siete de cada diez afirmaron haber ido por la experiencia en sí, independientemente de la grilla; el 30% eligió ir a ver un determinado artista.

El 85% señaló que no incidía la identidad de género de los artistas en la elección de una agrupación o escenario y el 68% se planteó conocer artistas nuevos durante el festival.

La estimación es que cerca del 55% de los asistentes llegaron desde otras provincias. Buenos Aires es el principal origen. De ese grupo, 39% compró las entradas por internet; 64,2% pernoctó una o más noches para poder asistir a los shows y 37,3% usó el micro para llegar.

Del resto de los que vinieron de otros distritos, 47% se quedó dos noches y 27%, tres. El 36,6% eligió cabañas y pagaron unos $5000 de alojamiento, por lo que se calcula que sólo en hotelería hubo un gasto de unos $107 millones.

Los encargados del estudio comentan que fueron muchos los que les indicaron que usaron sus ahorros para llegar al festival y que tomaron la oportunidad para vacacionar en Córdoba.

“El modelo Cosquín Rock es un festival que, por sus características, es un modelo exportable. El rock en el mundo es una música de nicho, no es la música popular de los ‘90 en la Argentina; pero la combinación de distintos estilos musicales funciona muy bien, es una experiencia que convoca gente”, dijo José Palazzo a fines del año pasado. El festival llega a México, Colombia, Paraguay, Uruguay, Perú, Chile, Bolivia, Estados Unidos y España.

Fuente: La Nación

TE RECOMENDAMOS SEGUIR LEYENDO

Palito Ortega sigue agotando funciones en el país

Redacción

Nocheros preparan su primer streaming

Redacción

Movistar Arena reabrió sus puertas

Redacción